Somos admirados por los hombres de ahora y seremos admirados por los del porvenir Pericles INTRODUCCIÓN Grecia ha ejercido durante siglos un peculiar hechizo sobre la imaginación de los hombres. Los romanos, que incorporaron a Grecia a su imperio − y en tal proceso no rehuyeron el saqueo de sus ciudades − quedaron profundamente impresionados por ella. En el centro de la actitud mental griega había una inamovible creencia en el valor del hombre individual. Durante los siglos en que grandes partes de la tierra estaban dominadas por las monarquías absolutas de Oriente, los griegos desarrollaron su convencimiento de que el hombre debe ser respetado no como instrumento de un señor omnipotente sino por sí mismo. Procuraron a toda costa ser ellos mismos, y a conseguirlo les ayudó la propia naturaleza de su país. En los tiempos antiguos, Grecia era geográficamente muy parecida a lo que es hoy: la extremidad meridional de la enorme masa de los Balcanes. La Naturaleza crió a los griegos en una escuela dura, pero esto los hizo conscientes de sí mismos y de su propio valer. Sin esta conciencia nunca habrían hecho una contribución tan importante a la experiencia humana: el convencimiento de que el hombre tiene que ser honrado por lo que vale como individuo, y debe ser tratado con respeto precisamente porque es él. Utilizando las palabras del gran estadista ateniense Pericles: Cada uno de nuestros ciudadanos, en todas las múltiples facetas de la vida, es capaz de mostrarse como el legítimo dueño y señor de su persona, y además hacerlo con gracia y versatilidad excepcionales.

LA LEY GRIEGA

Vivimos nuestra vida sin ser molestados

y nos guardamos de transgredir las leyes en el orden público...

con obediencia de las autoridades y de las leyes

La ley griega, a diferencia de los códigos en Babilonia y la ley Mosaica, aspiraba por completo a mejorar la

suerte de los humanos mortales y estaba basada en algún tipo de consenso popular, y solamente podía

modificarse recurriendo al pueblo para su aprobación. Finalmente, se esperaba de la ley griega que protegiera

la vida y la propiedad de todos los miembros de una sociedad, y no tan sólo de un grupo selecto de dirigentes

o de sacerdotes. El concepto de gobierno democrático es griego.

EL RESPETO AL SER HUMANO

"El mundo está lleno de maravillas,

pero nada es tan maravilloso

como el propio hombre

Sófocles

Los griegos tenían igual respeto por el valor mental que por el físico, puesto que creían que la vida ideal era la

que transcurría tratando de lograr la excelencia en todas las cosas. Un hombre completo debía ser igualmente

activo como atleta, filósofo, juez, poeta o cualquier otra ocupación meritoria.

El sentido griego del logro personal, de la obligación de todo hombre de sacar el máximo provecho de sus

dotes naturales, les condujo a conceder a los trabajos manuales el mismo cuidado y atención que prodigaban a

la estructura de la vida política. Desde el punto de vista griego, todo lo que vale la pena hacer vale la pena

hacerlo bien, y así resulta que en los restos de los más humildes de sus vasos se observa que poseen una

notable distinción.

LAS BELLAS ARTES

Grandes son en verdad las huellas y monumentos...

que hemos dejado

En las bellas artes, la más favorecida por los griegos fue la escultura, y por una razón lógica. Construían

monumentos para honrar a los dioses, para conmemorar victorias, para registrar ritos religiosos, pero lo que

siempre representaban era un hombre.

Los griegos eran un pueblo que carecía de inhibiciones al hablar de sí mismo, y como podría esperarse, se

recreaba con las palabras. Disponía de un lenguaje maravillosamente sutil, expresivo y adaptable, y lo

utilizaba a la perfección. En los griegos, la poesía apareció antes que la prosa. Los poetas eran muy estimados

− un poeta, decía Sócrates, es una cosa sagrada, leve y alada − y escribía sobre toda clase de temas.

CIENCIA GRIEGA

Las artes no fueron los únicos campos de creación en que sobresalieron los griegos. La naturaleza del mundo

físico excitó su curiosidad y les condujo a construir hipótesis científicas espectaculares. Buscaron principios

generales, y en este proceso se hicieron no sólo los fundadores de la Ciencia sino de la Filosofía (literalmente,

amor al conocimiento).

Mientras que la Ciencia griega se iba desarrollando en una base teórica, se percibió también la necesidad de

observar y experimentar. Cuando floreció la Medicina en el siglo V a. J.C. bajo la inspiración del gran médico

Hipócrates de Cos, su primera tarea consistió en coleccionar datos de los que pudieran sacarse consecuencias.

En Cirugía los comienzos fueron muy primitivos, pero experimentando con animales y aprendiendo algo de

los principios de la Fisiología, los griegos sabían reducir fracturas y dislocaciones.

El espíritu que inspiraba a los investigadores griegos de la naturaleza también funcionaba frente a las

actividades humanas, lo que hizo de los griegos los primeros historiadores veraces.

LOS DIOSES GRIEGOS

Así resulta que el Arte y la Ciencia griegos encajaban bien con su Religión: en verdad, la Religión hizo mucho

para la inspiración y el sostenimiento de poetas y filósofos. Los dioses griegos fueron en alto grado

encarnaciones de fuerzas o potencias, bien del mundo físico o de la mente del hombre. De ellos procedía todo

y correspondía a los mortales hacer el uso debido de lo proporcionado por los dioses.

Lo importante en ellos era su poder.

Dado que los dioses eran los orígenes del poder, los hombres glorificaban toda clase de poder y deseaban

desarrollarlo en sus propias vidas. Si un griego actuaba bien en la guerra, en las artes, en los juegos atléticos o

en el pensamiento, es porque hacía uso adecuado de las dotes con que le habían favorecido las divinidades, y

en consecuencia, se acercaba a los dioses. Es lo que significa Aristóteles cuando dice: Es necesario que

seamos inmortales en la medida que nos sea posible.

CONCLUSIÓN

Mientras los griegos ensayaban con entusiasmo cualquier forma de actividad, la atemperaban con la máxima

nada en exceso, y alababan lo deseable del término medio, estado intermedio entre intentar demasiado y no

intentar lo bastante. Como los griegos se propusieron aprovechar lo mejor posible sus dotes naturales y ser

dignos de su naturaleza humana, se dedicaron a tareas nobles, a crear algo nuevo y espléndido, a mantener sus

cuerpos tan sanos como sus mentes, a poner orden en el desorden y a vivir e armonía con sus conciudadanos.

CONCLUSIÓN PERSONAL

Decidí escribir acerca de los griegos por considerarlos un ejemplo importante a seguir. Creo que es admirable

el que su legado aun perdure hasta nuestros días, aunque no estemos muy consientes de ello la mayoría de las

veces.

Me parece maravilloso el valor que le dan al ser humano por el simple hecho de ser él, cuando en esa época al

hombre se le tenía en un plan inferior en civilizaciones como la persa.

Para mi la civilización griega es ejemplo de una sociedad casi perfecta y original, pues en aquella época no era

común su tipo de gobierno, el papel que jugaba el hombre, sus ideas y por lo mismo han sido imitados por

otras culturas.